Tarta de frutas del bosque “Sin”

Septiembre es época de bayas y además es mi cumpleaños. Para celebrarlo os traigo una tarta que os dará ánimos renovados para superar la vuelta de vacaciones.

Una tarta que no es un pecado, que aporta salud ya que es una forma estupenda de comer fruta y frutos secos. Es muy facilona hasta para tí que nunca has hecho una. No lleva azúcar, ni harina, ni huevo, ni grasas de mala calidad, ni aditivos. Lo que si que lleva es un montón de nutrientes que la naturaleza concentra en sus frutos.

Sólo necesitas una batidora, un molde y frío ¿estas preparado?

 

CONSUME ALIMENTOS NATURALES A DIARIO

 

6-8 raciones /20 minutos (1h de remojado y 2 h congelado)

 

Ingredientes

  • 375 g frutas del bosque
  • 300 g de anacardos crudos remojados 1h
  • 15-18 dátiles carnoso o remojados 1h (120 g)
  • un puñado de almendras crudas secas (45 g)
  • 30 g de coco rayado
  • zumo de un limón
  • 3 cucharadas de sirope de agave
  • 2 tazas de agua mineral
  • vainilla

 

Lava bien la fruta y aparta la que más te guste para la decoración.

 

Base: en el vaso de la batidora o del procesador, añade los dátiles, las almendras y el coco rayado. Necesitas conseguir una masa compacta y algo pegajosa que hará las veces de base. Pruébala pero ten cuidado, es peligroso, no te la comas toda. Vierte esta masa en la base del molde y ayúdate de un vaso con la base ligeramente aceitada para aplastar la masa. Crea una especie de galleta gigante de grosor homogéneo en el fondo. ¡Ya tienes la base de tu tarta!

 

 

Primer piso: de nuevo trituramos, la mitad de los anacardos, el zumo de medio limón, taza y media de agua con dos cucharadas de vainilla en polvo y una de sirope de agave. Cuando tengas una crema densa y fina, añádela sobre la base con ayuda de una lengua de gato.

 

Segundo piso: bate los frutos rojos, los anacardos y dos cucharadas de sirope de agave. La densidad tiene que ser como la anterior. Dispónla sobre la capa anterior en el molde.

 

¡Ya casi tienes tu tarta!

 

Enfría en el congelador al menos dos horas.

 

Ático: desmolda y decora con fruta y coco.

 

Sólo te queda ver la cara de tus invitados y disfrutar mucho de tu tarta helada.

 

 

 

TIPs:

Si no tienes una batidora, picadora o procesador muy potentes tritura primero los anacardos con muy poca agua y cuando tengas una pasta añade el resto.

Prueba todas las fases para controlar el sabor y la textura puede que necesites más agave o más agua.

Usa un molde de dos piezas que se separe fácilmente, aún así te ayudará girarlo.

Sácala tarta del frigo 15 minutos antes de servir para que la textura sea la ideal.

 

Personaliza tus tartas. Como siempre esta receta puede tener mil versiones, de mango con coco, de chocolate y avellana, de fresa, de higos, de caqui, de granada, de kiwi y plátano… Ten en cuenta la temporada y la cantidad de agua de cada fruta. Puedes jugar con capas de distintos colores o hacer tartas individuales. Pero sobretodo dis-fruta del proceso. (chistaco ; ) )

 

 

2 comentarios:

  1. Madre mía q pintaca!. Mañana lo hago pero no tengo sirope de agave, lo puedo sustituir ?

    • Hola Aranzazu, me alegro de que te guste. Puedes sustituirlo por miel, estevia, azúcar de coco o cualquier otro endulzarte saludable. Si haces la receta con otras frutas menos ácidas como los higos o el platano no es necesario añadir nada .El azúcar blanco refinado es mejor evitarlo siempre.!Disfruta mucho de tu tarta!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *