Pisto

Me comería un bocadillo de pisto. Es lo que le decía una chica joven a otra. Y su compañera le respondió ¿Eso que es? ¡No daba crédito a lo que estaba oyendo! ¿Cómo puede pasar desapercibida una joya clásica de nuestra gastronomía como esta? Tenía que hacer algo y aquí esta esta receta que transforma un puñado de hortalizas en un plato de los de chuparse los dedos y quedarse con ganas de más. Nuestra cultura mediterránea no se puede quedar sin herederos. Este plato es un tesoro perfeccionado generación tras generación, fácil, económico y lleno de alegria tanto por su sabor como por sus nutrientes. ¡No lo dejes pasar, pruébalo ya!

 

CONSUME HORTALIZAS A DIARIO

 

3 personas /15 minutos (20-30 minutos para el arroz)

 

Ingredientes

  • 1 calabacín mediano (350 g)
  • 1 pimiento rojo (180 g)
  • 1 pimiento verde (180 g)
  • 1 cebolla mediana
  • 3 dientes de ajo ( 1 ajo para el arroz)
  • 2 cucharadas de tomate frito o un tomate rayado
  • pimienta negra
  • cúrcuma
  • sal
  • AOVE
  • 1/2 taza de arroz integral remojado al menos 30 min. (para acompañar)

 

 

Primero pon en un cazo la media taza de arroz integral remojado previamente con dos tazas de agua y un diente de ajo con camisa (es para dar sabor). La proporción del arroz integral es 1 de arroz, 4 de agua. Deja que hierve hasta que esté blando mientras haces el pisto.

 

Corta las hortalizas bien lavadas, pero no las mezcles. Tienen distintos tiempos de cocción y se echan por orden.

En una sartén alta pon 4-5 cucharadas de aceite de oliva y a fuego medio añade el pimiento. Remueve. Pasados dos o tres minutos añade la cebolla, el ajo y un poco de sal.

 

Cuando empiecen a estar pochados, añade la pimienta y la cúrcuma. Es hora de añadir el calabacín. Si la sartén está muy seca añade más AOVE. Remueve y cuando esté dorado echa la salsa de tomate. Envuélvelo todo bien y deja haciendo chu-chu a fuego lento hasta que las verduras estén hechas (pero no blandurrrias) otros 6-7 minutos. Normalmente basta con el agua de las verduras para la cocción pero si ves que le hace falta puedes añadir un poco más. Rectifica de sal.

 

Unta una taza pequeña de café con aceite de oliva y rellénala con el arroz integral prensando suavemente con una cuchara. Al darle la vuelta en el plato tendrás una preciosa montaña. Dispón el pisto alrededor. ¡Un clásico si, pero que clásico!

 

TIPs:

 

No muevas demasiado las verduras, solo para distribuir las especias, el tomate y dorar un poco el calabacín. No queremos marear las hortalizas y hacer una pasta. Lo chulo es disfrutar de cada sabor y textura aunque termine desaciéndose en la boca.

 

Las cantidades en gramos son orientativos, por si nunca has hecho algo parecido, pero hacerlo a ojo es mucho más divertido.

 

Si tienes el arroz integral remojado de la noche anterior va a necesitar menos tiempo de cocción así que añade un poco menos de agua.

 

Puedes acompañar el pisto con huevo escalfado o pescado a la plancha.

 

También admite otras especias como romero, comino o tomillo y otras hortalizas como la berenjena. Cada región tiene su estilo al prepararlo. ¿Cuál es el tuyo?

 

Este plato admite muy bien la congelación y es muy agradable tenerlo listo para calentar. Si te sobra no dudes en guardarlo.

 

Disfruta de los clásicos, no tienen por que ser aburridos. Hay muchas maneras de hacerlo: en forma de empanadillas, tortilla, con patatas, huevo o en una tostada con queso y pesto. ¡Es una delicia!

 

 

Un comentario:

  1. Eso tiene una pinta estupenda, ya tengo comida para mañana,.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *