Puré de calabacín con garbanzos y shiitake al curry

 

Puré de con garbanzos y shiitake al curry

¡No me gustan las verduras! ¿Cómo es posible si hace dos días estábamos en los arboles comiendo hojas y fruta? Si, si que te gustan las verduras lo que pasa es que todavía no lo sabes. Tu organismo está perfectamente adaptado al verde. Las verduras últimamente han sido muy maltratadas en la cocina y relegadas a un segundo puesto. Soy muy amante del verde pero lo cierto es que si me pusieran una coliflor blandurria o una ensalada de iceberg avinagrada con tomates de corchopán también pensaría igual que tú. Actualmente nuestros paladares están muy acostumbrados a los sabores dulces y si encima la receta de verduras no es muy buena es lógico que se dejen a un lado los vegetales. ¡Así nos va! Lo demuestran los datos crecientes de obesidad, enfermedades cardiovasculares, alergias, problemas gastrointestinales y otras enfermedades degenerativas diagnosticadas cada vez a edades más tempranas como la diabetes. Los vegetales deben de constituir la base de nuestra alimentación. Un simple puré de verduras de temporada se puede convertir en una fiesta con una combinación adecuada de acompañantes. ¿No me crees? Atrévete con esta receta descubrirás sabores chispeantes y sabrosos con una base de delicada y amorosa crema. En cuanto tu paladar abandone las malas costumbres te preguntarás como has podido comer tantas porquerías. ¿Reaprendemos a disfrutar de lo sano?

 

COME VERDURAS Y HORTALIZAS EN CADA COMIDA

 

2-3 personas / 15 minutos

 

Ingredientes

 Para la crema · 1 calabacín mediano · 1 zanahoria · 1 patata · 1/2 cebolla · sal marina · AOVE Para el salteado · 1/2 bote de garbanzos cocidos · 2 Shiitakes o 3 champiñones · 1/2 cucharadita de curry · 1/2 pimienta cayena (opcional) · sal marina · AOVE Para acompañar · 6-8 hojas de espinaca o rúclula · un trozo de pimiento rojo

Para la crema

 

  • 1 calabacín mediano
  • 1 zanahoria
  • 1 patata
  • 1/2 cebolla
  • sal marina
  • AOVE

 

Para el salteado

 

  • 1/2 bote de garbanzos cocidos
  • 2 Shiitakes o 3 champiñones
  • 1/2 cucharadita de curry
  • 1/2 pimienta cayena (opcional)
  • sal marina
  • AOVE

 

Para acompañar

 

  • 6-8 hojas de espinaca o rúcula
  • un trozo de pimiento rojo

 

Pela la patata y la zanahoria. Lava y corta las verduras. El calabacín va con piel y cortado un trozos más grandes que el resto.

En el fondo de una cazuela a fuego medio añade 4 cucharada de AOVE y la verdura. Remueve para que se dore un poco sin quemarse. Pasados 3-4 minutos cubre con agua, sala y sube el fuego. Deja que hierva hasta que la patata y la zanahoria estén blandas.

 

Mientras lava y corta las setas. Escurre los garbanzos. En una sartén salteálo todo con 3 cucharas de AOVE, el curry y si eres valiente la media cayena.

 

Una vez hecho el puré, retira parte del caldo en un vaso con una cuchara de metal. Bate las verduras con la batidora y añade a pocos el caldo en función de la textura que quieras. Prueba y rectifica de sal si fuera necesario.

 

Sirve la crema de calabacín en un plato hondo. Por encima dispón el salteado y unas hojas de espinacas y daditos de pimiento rojo. Así tienes tres texturas. Dos calientes y un fría. La crema dulce y suave, el salteado sabroso y picante y el crunch de las espinacas y el pimiento fresco. No lo revuelvas todo, ve cogiendo ingredientes distintos con cada cucharada. ¡Mmmm….ya estoy babeando!

 

TIPs:

 

Dorar las verduras antes de cocerlas le da un extra de sabor a las cremas, pero ten cuidado no nos interesa nada que haya partes quemadas, sólo doradas. Las partes quemadas son nocivas además de provocar acidez.

 

La crema de verduras no necesita, ni queso, ni leche, ni mantequilla. Es cremosa de por sí.

 

La cuchara de metal del vaso de caldo sirve para que este no se parta en caso de estar muy caliente el líquido. Sin este truco podríamos encontrarnos con un vaso roto y una cocina perdida de caldo ardiendo.

 

Es importante que el curry sea de calidad y te guste su sabor. De por sí puede ser un poco picante así que prueba el salteado antes de añadir la cayena. También puedes usar cualquier otra combinación de especias. Eso si es importante que pruebes y repruebes para no chafar el plato.

 

Cuando desmenuces la pimienta cayena lávate inmediatamente las manos. Si te las llevas a los ojos nunca más se te olvidará este truco, la cayena es fuego.

 

No tires el caldo de verduras que no uses. Si te sobra puré para el día siguiente te vendrá muy bien añadirlo. Añádelo también si lo vas a congelar. Está lleno de vitaminas liposolubles sería un desperdicio y aquí no tiramos nada.

 

Si añades rúcula fresca en vez de espinacas ten en cuente que también pican un poco.

 

¡ Experimenta ! Otra vez traigo una receta de aprovechamiento para esos “flecos”que tenemos por el frigo y que nos han sobrado de hacer otras cosas. Este plato se puede hacer con cualquier puré de verdura de temporada y con este u otro salteado. ¡Comparte tus ideas! Estamos deseando probar nuevos platos de verdura. ¿A que si? 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *