Trufas de boniato

Trufas de boniato

Una dulce tentación también puede ser sinónimo de salud. Estos delicioso bombones no contienen grasas trans, ni harinas refinadas, ni huevo, ni azúcar. Tampoco contienen lácteos así que los intolerantes o alérgicos a la lactosa tenéis aquí una fuente de pasión.

 

Los ingredientes son muy nutritivos y ayudan a un mejor funcionamiento metabólico ya que alimentan las células en profundidad y están llenos de antioxidantes. Además aunque te parezca increíble estas comiendo hortalizas porque llevan boniato.

 

¡Aquí va un capricho sin cargo de conciencia para hacer sucumbir a cualquiera en San Valentin!

 

REDUCE LOS DULCES INDUSTRIALES TODO LO POSIBLE

 

30 bombones 30 minutos (más 30 min de refrigeración)

 

Ingredientes

· 300g de boniato · 20 g de nueces crudas peladas · 20 g de avellanas peladas tostadas · 60 g de copos de avena · 125 g de dátiles (unos 12) · 3 cucharadas de cacao puro en polvo (sin azúcar) 21g · 3 gotas de esencia de vainilla · 2 cucharitas de cafe de canela en polvo · 1 pizca de sal marina

  • 300g de boniato
  • 20 g de nueces crudas peladas
  • 40 g de avellanas peladas tostadas
  • 60 g de copos de avena
  • 125 g de dátiles (unos 12)
  • 3 cucharadas de cacao puro en polvo (sin azúcar) 21g
  • 3 gotas de esencia de vainilla
  • 2 cucharitas de cafe de canela en polvo
  • 1 pizca de sal marina

 

Pela el boniato, cortado en dados y cocínalo al vapor 7 minutos.

 

Con ayuda de una picadora haz harina con las nueces y reserva. Aparte haz harina con los copos de avena. No es necesario que limpies la picadora porque después los vamos a mezclar.

 

Pica los dátiles en trocitos pequeños.

 

En un bol mezcla todos los ingredientes menos las avellanas y la harina de avena con una batidora. Agrega la harina de avena poco a poco para controlar la dureza de la masa. Debe de quedar una textura compacta pero pegajosa. Refrigera al menos 30 minutos.

 

Reserva la mitad de las avellanas enteras y pica la otra mitad en trozos pequeños con un cuchillo.

Pon un vaso con agua en la superficie de trabajo. Moja las yemas de los dedos y las palmas ligeramente y haz bolitas de unos 12 g con una avellana en el interior de cada una.

 

Reboza la mitad de las bolitas con cacao puro* y la otra mitad con avellanas picadas.

 

¡A enamorar!

 

TIPs:

 

Los dulces industriales no te benefician, si los eliminas de tu dieta, mejor que mejor.

 

Conserva siempre las trufas en la nevera.

 

El boniato se cocinan al vapor o al horno para que no tengan un exceso de humedad y conserven todos sus nutrientes.

 

La masa de los bombones se puede hacer el día antes siempre conservada en la nevera.

 

No te olvides de ir mojando las yemas y las palmas para que la masa no se te peque a las manos. Busca mano de obra para hacer las trufas, puede ser divertido.

 

*Para rebozar las trufas en cacao, echa dos cucharaditas de cacao en una taza. Añade las bolitas y realiza un movimiento circular de muñeca para que la bola ruede y se reboce sin mancharte las manos.

 

Si sustituyes alguno de los ingredientes por otro, juega con las cantidades hasta obtener una textura adecuada.

 

La sal es muy importante para potenciar el sabor del chocolate. Aunque suene extraño en un plato dulce, los chocolateros y reposteros saben muy bien que un toque de sal marca la diferencia.

 

Estos bombones son muy saciantes, antes de ir a dormir pueden resultar un poco pesados.

 

¡Experimenta! Las trufas caseras se pueden hacer con castañas asadas, zanahoria o calabaza y otro tipo de frutos secos como ciruelas pasas o almendras. Un toque de piel de naranja rallada le queda buenísimo. ¿Te imaginas unas trufas un poco picantes con polvo de cayena o pimienta? Yo le pongo pimienta negra al chocolate a la taza y a la gente le encanta. Diviértete, pero sobre todo que sea apasionante y sano ¡Es San Valentín!

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *