Crema hidratante para piel y cabello

Crema hidratante para piel y cabello

Esta crema hidratante casera de uso externo a base de plantas te dará un aspecto resplandeciente si la combinas con una buena alimentación y hábitos saludables. Se puede usar tanto como hidratante facial y corporal o como mascarilla capilar.

            Podemos beneficiarnos de las cualidades de las plantas no solo nutriendo nuestro cuerpo desde dentro (cosa que es fundamental) si no también exteriormente, ayudando a mantenerlo hidratado, terso y en perfectas condiciones para afrontar cualquier agresión medioambiental.

            A diario no sólo tenemos que luchar con la polución, la oxidación y la edad. También nos vemos envueltos en entornos que concentran un gran elenco de productos químicos perjudiciales como los pesticidas, insecticidas o plásticos que nos llegan a través de productos de limpieza, cosméticos, menaje, mobiliario o incluso alimentos.  Las cremas convencionales son carísimas y prometen milagros que no cumplen. Contienen una cantidad de nutrientes irrisoria, aditivos perjudiciales y una vez que se dejan de usar la piel queda en peores condiciones de las iniciales.

            Con esta receta tienes una opción cosmética saludable tan fácil como hacer como una mahonesa corriente una vez cada dos o tres meses. Tan sólo tienes que deshacerte de los clichés habituales como el “no tengo tiempo para esas cosas” y crear una rutina de elaboración. En casa llevamos varios años usándola y suelo  regalarla para que los demás pueda comprobar la gran diferencia con respecto a fórmulas comerciales, incluso cuando existe algún problema de piel leve. Además te garantizas que su contenido es inocuo, te ahorras los márgenes comerciales y los envases.

            Los ingredientes los compro por internet tan solo una vez al año y a granel. Al principio te puede parecer una inversión mayor, pero a la larga sales ganando con creces. Puedes compartir gastos de envío comprando a medias con algún/a amig@ para empezar a experimentar.

            ¡¡Chicos del mundo animaos, la salud y la belleza es para todos!!

USA COSMETICOS RESPETUOSOS PARA TI Y PARA EL MEDIOAMBIENTE

Ingredientes

1 tarro de unos 338 ml / báscula de cocina precisa

· 5 g de Aceite de Aguacate

· 5 g de Aceite de Germen de trigo

· 5 g de Acetie de Rosa Mosqueta

· 12 g de Cera Lanette

· 311 g de Agua mineral o filtrada

· 5-6 gotas de aceite esencial de menta

· Una pizca ácido ascórbico o Vitamina C en polvo.

· una pizca de ácido cítrico en polvo.

· tarro/s de vidrio

            Pon al fuego dos cazos, uno con el agua mineral a fuego medio y otro con las lentejas de cera lanette a fuego mas bajo.

            Añade al agua una pizca de ácido ascórbico y otra de ácido cítrico. Para ello usa los dos estrenos de una cucharilla. Uno para cada ingrediente. Se trata de no tocar el contenido del bote ni introducir utensilios manchados con otras sustancias para no contaminarlo y que dure así mucho tiempo.

            Cuando la cera se haya derretido añade el aceite de aguacate, de germen de trigo y de rosa mosquete y calienta ligeramente hasta que la fase grasa esté bien integrada. Si la calientas demasiado perderá propiedades, trátala con amor. Pon la mano a unos centímetros del cazo, tienes que sentir el calor sin quemarte.

            Haz lo mismo sobre el agua y comprueba que la temperatura es similar. Añade en ella 5-6 gotas de menta.

            Retira del fuego. En este punto vierte despacio el agua sobre el cazo de la fase grasa. Integran poco a poco a la una en la otra a la vez que bates con la batidora para obtener una crema homogenea.

            Vierte en un envase de vidrio o varios previamente esterilizados. Según se enfríe cogerá una densidad contundente y sedosa.

            ¡¡Ya tienes tu crema!! ¡¡Por que tú lo vales!!

TIPs:

            Los aceites usados deben ser vírgenes y de la mejor calidad posible. Los refinados no cumplirían su función. Puedes hacer la crema con sólo uno de ellos si no quieres invertir mucho, incluso con Aceite de Oliva virgen extra. Más facilidades no puedes tener. ; ) Se utilizan unos tipos de aceites u otros en función de los resultados que quieras conseguir, por ejemplo el de aguacate es buenísimo para hidratar el cabello pero no lo es tanto para las pieles grasas. Para cutis graso es mejor usar aceite de almendras por ejemplo.

            Utilizo esta receta por su versatilidad y simpleza. Con el tiempo puedes cambiar el/los  tipos de aceite para que contengan otro tipo de nutrientes. Pero no te vuelvas loc@ comprando ingredientes porque te puedes gastar un dineral. Ve poco a poco.

            Aprovecha los restos de crema que han quedado en los utensilios de cocina con una lengua de gato.Tienes una crema valiosísima entre manos. Si se vendiera valdría una fortuna.

            No recomiendo comprar los ingredientes en una farmacia porque muchas veces los aceites que venden no son del todo puros y además son muy caros. Esta puede ser la mayor dificultad porque se comercializan muchas aceites como la rosa mosqueta, ahora tan de moda, como puras y realmente no lo son. Es mejor buscar una empresa o un laboratorio especializado de venta on line.

            Usa envases preferentemente de vidrio oscuro o lata previamente esterilizados con agua hirviendo o alcohol. Los plásticos exudan compuestos perjudiciales. Los cazos deben ser de acero inoxidable, el teflón no deja de ser un compuesto plástico.

            Conservar en un lugar seco y poco iluminado. Al tratarse de un compuesto totalmente orgánico es perecedero. Las vitaminas añadidas actúan como conservante natural. Dura de dos a tres meses pero dependerá de la higiene del recipiente utilizado y las condiciones ambientales. Si ves que huele mal o presenta un aspecto extraño no la uses.

USOS:

         Hidratación corporal: aplicar por todo el cuerpo a diario después de la ducha.

         Hidratacón facial: aplicar una pequeña cantidad con la cara recién lavada antes de dormir y al levantarse.

         Como mascarilla capilar: aplicar una pequeña cantidad de medias a puntas después del champú. Cepillar suavemente y aclarar. Repetir una vez a la semana.

Una vez al mes, puedes dormir con la mascarilla toda la noche y lavar con champú a la mañana siguiente.

         Para evitar el encrespamiento y las puntas abiertas: extender sobre las palmas de las manos una cantidad mínima (del tamaño de una lenteja) y aplícala sobre las puntas del cabello o la barba a diario. Para cabellos rizados es genial porque marca el rizo sin dejar residuos y le da un movimiento y brillo natural al pelo sin que parezca que esta crujiente o gomoso.

         Después de tomar el sol: gracias a la rosa mosqueta  ayuda a reparar la piel enrojecida después de tomar el sol. Aplica abundante y repetidamente hasta que la piel se restablezca. Es un regenerador tan bueno que puede que incluso te ahorre pelarte. Pero en ningún caso sustituye al protector solar. Lo mejor es prevenir.

Esta receta está inspirada en el maravilloso libro de Mar Gómez Ortega, “Haz tu propia cosmética natural” de Natural Ediciones, donde encontrarás diversas fórmulas para distintos tipos de piel y  objetivos.

4 comentarios en “Crema hidratante para piel y cabello”

  1. Les invito a visitar mi tienda de cosméticos en buenos aires. Hago envíos a todo el país y brindo una gran atención profesional y personalizada. Espero que me visiten y los productos sean de su agrado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies