Fideos integrales de arroz con verduras

Fideos integrales de arroz con verduras.

Los cereales integrales nos aportan energía de liberación lenta y calidad nutricional. Ayudan a compensar el déficit de magnesio y fibra habitual en las dietas occidentales, favoreciendo la saciedad, el tránsito y la flora intestinal.

                       Están de moda los preparados de fideos o tallarines de estilo oriental para calentar y listo. Son comestibles ultraprocesados que llevan demasiada sal, harinas refinadas y abundantes grasas de muy mala calidad. En realidad no alimentan porque carecen de vitaminas y minerales pero están cargados de calorías vacías. El consumo habitual de este tipo de productos superfluos descompensa el organismo y están detrás de la pandemia de obesidad y diabetes que sufrimos en la actualidad. Aunque su coste sea reducido estás pagando por ingredientes perjudiciales de escasa calidad y por el envase. Tu familia y tú os merecéis alimentos que alimenten de verdad. Con esta receta en escasa media hora puedes prepara un plato nutritivo, barato y rico con el que poder disfrutar de olores y sabores  durante la preparación y en la mesa.

                       Si apuestas por una alimentación saludable dejar de consumir ultraprocesados y sustituir los cereales refinados por integrales es un gran comienzo.

INCLUYE CEREALES INTEGRALES EN TU DIETA

Ingredientes

2 personas / 25 minutos

· fideos de arroz integral (55 g)
· 1/4 cebolla morada (60 g)
· 1/2 zanahoria (20 g)
· 2 hojas de repollo (90 g)
· 1 hoja de lombarda (60 g)
· 4-5 shiitakes (55g)
· 1/4 pimiento rojo (60 g)
· 2 hojas de pakchoi (40 g)
· cacahuetes (10 g)
· 1 cucharadita de semillas de sésamo
· 3  cucharadas de AOVE (aceite de oliva virgen extra)
· 3  cucharadas de salsa tamari o de soja baja en sal (35 g)

Ingredientes

2 personas / 25 minutos

· fideos de arroz integral (55 g)

· 1/4 cebolla morada (60 g)

· 1/2 zanahoria (20 g)

· 2 hojas de repollo (90 g)

· 1 hoja de lombarda (60 g)

· 4-5 shiitakes (55g)

· 1/4 pimiento rojo (60 g)

· 2 hojas de pakchoi (40 g)

· cacahuetes (10 g)

· 1 cucharadita de semillas de sésamo

· 3  cucharadas de AOVE (aceite de oliva virgen extra)

· 3  cucharadas de salsa tamari o de soja baja en sal (35 g)

           Primero pon agua a hervir en un cazo.

           Mientras se calienta el agua corta las verduras y las setas en tiras finas. Separa en dos cuencos las verduras más duras (zanahoria, pimiento, cebolla y la parte dura del pak choi) de las hojas (repollo, lombarda y hojas de pak choi).

           Hierve la pasta durante unos 4 minutos ( o el tiempo que indique el fabricante), escurre y reserva.

           En una sartén alta o wok pon el AOVE y cuando esté bien caliente añade las verduras mas duras, saltea a fuego fuerte 3 minutos sin para de mover. Después añade las hojas con las setas y saltea otros 5-6 minutos más. Por último añade los fideos y la salsa tamari envolviéndolo todo.

           Sirve con cacahuetes tostados y semillas de sésamo.

           ¡Tachán! ¡Te acabas de marcar un plato elegante y sólo has ensuciado una sartén, una tabla y un cuchillo! ¿A que ha sido fácil?

TIPs:

           Para asegurarte de que los fideos son realmente integrales debe ponerlo específicamente en los ingredientes como “harina integral de arroz”. En la parte de atrás del envase, en la letra pequeña.

           El arroz es apto para celíacos y en general su digestión es más ligera pero si lo prefieres puedes hacer esta receta con espaguetis o tallarines integrales de trigo al dente. Si los pasas de cocción al mezclarlos con la verdura quedará una cosa pegajosa. Se trata de que todo esté en su sitio, en su punto y riquísimo.

           La salsa tamari se obtiene a partir de soja y un hongo aunque puede contener trazas de trigo, pero la salsa de soja a menudo se elabora fermentando una mezcla de semillas de soja y trigo. Ojo si eres celíaco, mira siempre los ingredientes.

           Las verduras deben de estar crujientes y doradas al igual que en un wok, así no pierden su intenso sabor y tienen mas gracia al comerlas. Es indispensable que estén bien secas antes de saltearlas.

           Las coles como el repollo y la lombarda  si se cortan duran poco tiempo pero si vas usando las hojas sin dañar el tallo puedes tenerlas en la nevera incluso meses y usar cada vez la cantidad que necesites.

           La receta no necesita sal porque la salsa tamari tienen suficiente.

           Los cacahuetes es mejor comprarlos al natural y tostarlo en una sartén justo antes de servir. Calentitos están de muerte.

           Para convertir esta receta en plato único basta con añadirle huevo, unas tiras de pollo, o gambas después de las verduras. Para conseguir una cena ligera excluye los fideos y haz un simple salteado.

           ¡ Aprovecha! Esta es una receta apañada de las que tanto me gustan porque es de aprovechamiento y admite mil variantes con los ingredientes que tengas a mano: arbolitos de brócoli, hinojo, bastones de boniato, chirivías, etc. Los cacahuetes se pueden sustituir por anacardos o pistachos o darle un toque al plato con leche de coco, brotes o setas variadas. Si cuentas con poco tiempo prepara previamente los ingredientes para que sólo tengas que hacer el salteado, es cuestión de organizarse. En la web tienes otras recetas similares como pak choi con shiitake , nazareno o pasta salteada con verduras y coco.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies